(VIDEO) Antonio Campos y Dani de Morón – Siguiriyas – Noches Íntimas en El Almíbar

el

Noches íntimas en el Almíbar

Antonio Campos y Dani de Morón

 

Cuando los artistas que te visitan, te entregan el alma y ese alma es recogida con cariño, todo se convierte en mágico. Y lo del pasado viernes fue mágico.

Antonio venía comprometido con la afición y con el cante; y no dudó en vaciarse. Deleitó a todos los presentes con un recital muy íntimo y lleno de sentimiento. Se acordó de muchos grandes del cante flamenco, como demuestra su inicio por Milongas en la que reinterpretó el cante de Pepa Oro que nos dejó D. Antonio Chacón hace ya unos años… La figura de su paisano Enrique Morente también se pudo identificar en el cante por Granaínas y Tientos-Tangos. Pero sobre todo su cante se caracterizó por la manera tan personal que tiene de entenderlo. Hay que destacar el cante por Caña-Soleares y Seguirillas, donde demostró que es un cantaor inquieto y de los que hacen que tengamos que estudiar para identificar los estilos que interpreta. Finalizó con un ramillete de Romances por bulerías con el sabor de las fiestas que se celebraban en los cortijos de la campiña lebrijana a mediados del s.XX. También se escucharon malagueñas, fandangos abandolaos y alegrías. Sentado a su izquierda Dani de Morón. Su guitarra abre otra dimensión. Dani te embauca y te hace navegar al son que marcan sus manos sobre la sonanta. Es un orgullo para los flamencos poder contar con artistas de este nivel entre nosotros, porque verdaderamente lo que hace Dani con la guitarra no tiene nombre. No hay más remedio que ponerse en pie y estremecerse con su toque.

El marco y el respetable también propiciaron la transmisión. Se pueden encontrar buenos lugares y buena gente, pero como el Mesón San Basilio y sus regentes, muy pocos. El público contribuyó con un silencio estruendoso sólo rasgado por óles precisos.

La noche fue íntima, se palpó la verdad y las emociones permanecieron en ebullición. Sólo hay que estar presente para vivirlo. El Almíbar es mucho Almíbar….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *